miércoles, 21 de junio de 2017

Colección lemon birds: vestidos de bebé con cuerpo de ganchillo y falda de tela

Hola!!!

Esta semana te presento la nueva colección de vestidos de bebé confeccionados a mano lemon birds.





Para tejer el cuerpo he utilizado algodón 100% mónaco baby de katia en color amarillo. Es un amarillo precioso que me encanta, siempre lo recomendaba en la tienda física para tejer prendas de bebé porque es muy, muy clarito, muy dulce. El algodón está mercerizado así que tiene un brillo muy sutil.

El cuerpo está tejido a ganchillo  con aguja de 2,5mm en dos modelos distintos: con tirantas o con hombritos. Pero lo que más me gusta de los vestidos de bebé lemon birds son los volantes de tela en los hombritos, me pirran...






La falda y los volantes están confeccionados con tela 100% algodón tipo patchwork, con un estampado de loros o cacatuas verdes sobre fondo blanco (de ahí lo de birds). En cuanto la vi, supe que le iría genial a mi algodón amarillito.

Y como siempre, para que a vuestro bebé no le falte un perejil, el cubrepañal o braga de tela a juego, forrada en blanco y con elástico en cintura y piernas.




En este momento está disponible un vestido de cada modelo: vestido lemon birds con tirantas en talla 3 meses y vestido lemon bird con hombritos en talla 3 meses. Muy pronto también disponibles en talla 6 meses.






Si te flipan porque son preciosos, originales, confeccionados con materiales de gran calidad y hechos a mano, tienes dos opciones: ponerte en contacto conmigo escribiéndome a mariposatricotosa@gmail.com (sobre todo si eres de Sevilla y quieres ahorrarte los gastos de envío) o a través de mi tienda online en etsy que por fin está activa. Aquí tienes el enlace.

Recuerda que los vestidos de bebé lemon birs son totalmente artesanales y que no repito los diseños, para que vistas a tu bebé con una prenda tan especial y confeccionada con tanto cariño como si la hubieras hecho tú misma.

Espero saber de ti muy pronto!!
Besos,
Mª Rosa


miércoles, 14 de junio de 2017

vestido con cuerpo de punto: malva dots

Hola!!

En el post de esta semana os quiero enseñar dos proyectos en los que he estado trabajando los últimos días. Quien dice días, dice semanas porque aunque son pequeñitos, me ha llevado un tiempo tejerlos.

Se trata de dos vestidos con cuerpo de punto y falda de tela con braguitas a juego: vestidos malva dots.

Están tejidos con algodón 100% Panamá de Katia con agujas de punto de 2´5mm.

La tela es 100% algodón tipo patchwork en estampado de lunares en tonos verde, amarillo y malva sobre fondo blanco.

El primero de ellos es para talla un mes, con cuerpo empezado por arriba, tipo ranglan, con escote en hojas en punto jersey derecho. La espalda está abierta con dos botoncitos para que sea más cómodo ponérselo al bebé. El vestido es cortito, porque queda más gracioso y fresquito y, para que no se vea el pañal, lleva a juego una braguita muy cómoda con elástico en la cintura y en las piernas.










El segundo vestido es para talla de 1 a 3 meses. El cuerpo está tejido a punto bobo con espigas en ranglan. También tiene botones en la espalda y braguita de tela a juego.








Como ya sabes, los dos están tejidos y cosidos a mano. Son únicos porque no me gusta repetir los diseños y estampados.

Son ideales si esperas un bebé para este verano y no sabes o no has tenido tiempo para tejer tus propios diseños pero te gustaría que tu bebé llevara una prenda de la mejor calidad y confeccionada con todo cariño. Y si quieres hacer un regalo especial y único 100% handmade, con uno de estos vestidos acertarás seguro y dejarás encantada a la mamá.

Si quieres adquirir uno de los vestidos malva dots escríbeme a mariposatricotosa@gmail.com y si te han gustado, por favor, comparte este post para que otras chicas puedan verlos, aquirirlos y así yo pueda seguir tejiendo para ser feliz. :) Muchas gracias!!

Besos,
Mª Rosa

martes, 6 de junio de 2017

Ideas para pasar un verano guay con niños: manualidades con lana (I)

Hola!!!

El verano ya está a la vuelta de la esquina y con él, las tan ansiadas vacaciones. Nuestros peques cuelgan las mochilas del cole y tienen por delante dos meses larguitos de tiempo libre y despiporre. Pero, oh sorpresa!! cuando han pasado tan sólo unos pocos días de descanso, en casa comienzan a escucharse unas vocecitas lastimeras reclamando atención "mamá, me aburrooooo...".

¿Y ahora qué hacemos? Si hay suerte, la opción playera o piscinera es muy socorrida pero tampoco vamos a tenerlos al lorenzo todo el día, o en remojo hasta que se arrugen como garbancitos... Y ponerlos delante de la tele horas y horas, como que no mola, y encima está mal visto (porque yo la opción peli para después de comer no la veo tan mala, que así podemos dormir siesta y están calladitos, pero ssssh que no salga de aquí...).

En fin, que hay que proponerles alguna actividad que les divierta y eduque en la medida de lo posible... Pues resulta que este finde pasado ya me encontré con este dilema. Hacía un montón de calor, todavía era pronto para salir a la calle a pasear a los perros o a montar en bici y, de pronto, se encendió una lucecita en mi cabeza.

Bajé de la buhardilla mi cesto con restos de lana y mi telar de madera. Desde siempre, cada vez que termino un proyecto, ovillo la lana que me ha sobrado y la guardo para un futuro que nunca llega, pero fíjate que esta vez encontré en qué usarla.

El telar lo contruyó mi suegro a partir de uno que me dejó Helena de Mon Interiorismo & Weaving. Se lo enseñé a Ángela y como le encantan las manualidades se le ocurrió que podría regalarle un tapiz a su seño, que este año es el último que está con ella y tiene mucha pena con eso.

Así que se puso manos a la obra y casi 3 horas estuvo entretenida. Y mirad el resultado!!!



Tejer un tapiz es una manualidad muy bonita y muy, muy sencilla. Sólo necesitáis un telar, una aguja lanera, unas tijeras, un peine (Ángela no usó, peinaba el tapiz con los dedos), restos de lanas de colores y un palo para colgarlo luego.



Si no tenéis un suegro apañado como el mío que os pueda construir vuestro propio telar, en la tienda Tiger podéis encontrar uno a un precio muy económico. Además, incluye tres ovillitos de lana, lanzadera y peine. Nosotras también lo tenemos aunque preferimos el artesanal. Otra opción es construir uno con un cartón (por ejemplo una tapa de una caja de zapatos) y puntillas o chinchetas.



Lo primero es preparar la urdimbre, la base de hilo sobre la que vamos a tejer, pasando el hilo por lo clavos de arriba a abajo. Luego cortas la hebra de la lana que vayas a utilizar, tan larga como quieras, y comienzas a pasar la aguja enhebrada de derecha a izquierda una vez por encima del hilo de la urdimbre y otra por debajo. Al llegar al otro extemo, tiras de la hebra y peinas el tapiz y vuelves de izquierda a derecha, pasando por encima cuando antes habías pasado por debajo y vicerversa. Aquí tenéis un vídeo de cómo contruir un telar de madera y cómo prepara la urdimbre y tejer un tapiz (en el vídeo utilizan lanzadera en vez de aguja lanera pero el mecanismo es el mismo).

Y aquí tenéis fotos del proceso de tejido del tapiz de Ángela (me encantan sus manitas...).









Así de molón le quedó a Ángela y lo pasó genial sin necesidad de poner la tele en toda la tarde. Espero que probéis la actividad con vuestros peques y paséis una rato diver tejiendo juntos!!!





Besos!
Mª Rosa